entrenar por la mañana

5 razones para entrenar por la mañana

Uno de los grandes debates existentes en cuanto al entrenamiento es cuál es la mejor hora para entrenar.

Dependerá de los objetivos de cada uno y de la disciplina deportiva que desarrollemos. No es lo mismo un entrenamiento cardiovascular de larga duración que el entrenamiento de alta intensidad.

Deberán tenerse en cuenta factores orgánicos (niveles de testosterona y cortisol), temperatura ambiente, horas de sueño,… Sabemos que entrenar con niveles elevados de testosterona y a temperaturas más bajas incrementa el gasto energético. También que sabemos que, tras 6-8 horas de sueño, nuestra temperatura corporal baja y tarda más en alcanzar unos grados óptimos.

Todo esto debe tenerse en consideración para elegir una hora adecuada para entrenar. Aunque suele ocurrir que nuestras obligaciones laborales o familiares nos limiten a una hora en específico que para muchos suele ser por la mañana.

Puedes beneficiarte de nuestro bono de sesiones matutinas: En Global Fit & Beauty queremos que tu cuerpo se beneficie de todo lo que te vamos a contar en este post, por tanto, con nuestra nueva promoción, podrás realizar 2 entrenamientos a la semana de media hora por 100€ al mes.

Os explicamos a continuación cuáles son los beneficios de entrenar en las primeras horas del día:

1. Empezarás la jornada laboral en un estado de relajación

La realización de actividad física nos hace liberar opiáceos endógenos: las endorfinas. Básicamente, nos aporta una sensación de felicidad, bienestar y energía. Este estado mental es altamente recomendable para comenzar jornadas de trabajo ya que éstas pueden provocarnos emociones negativas (ansiedad, miedo y tristeza) y las endorfinas nos ayudan a afrontar situaciones estresantes de mejor manera.

2. Incrementarás tus niveles de energía

Entrenar durante las primeras horas del día tiene una particularidad y es que actúa como un estimulante natural. Ya sabemos lo difícil que es conseguir el estado de alerta tras el descanso nocturno. Pues bien, la actividad física es mejor estimulante incluso que el café (y más sano). Nos aporta energía, mejora nuestra habilidad de atención y concentración, lo que nos ayudará en nuestras jornadas de trabajo.

entrenamiento

3. Elevarás tu productividad

¿Nunca te ha pasado que después de entrenar te cuesta menos realizar ciertas tareas? Ya sea domésticas o laborales, tu productividad después de entrenar experimenta una mejoría notable. La estimulación mental que provoca la actividad física nos predispone para alcanzar estados entusiastas y de atención plena para llevar a cabo nuestras obligaciones.

4. Aumentará el gasto de calorías durante el día

Uno de los puntos clave para perder peso (algo que nos trae de cabeza a todos) es equilibrar la ingesta y el gasto energético. Perseguimos quemar más calorías de las que consumimos para perder la temida grasa. Una de las armas secretas es encontrar modos de potenciar nuestro metabolismo en reposo.

Si tu trabajo te lleva a estar horas sentado en una oficina, puedes beneficiarte enormemente de entrenar por la mañana ya que seguirás quemando calorías horas después.

5. Dormirás mejor durante la noche

La práctica habitual de actividad física mejora la calidad de sueño. Sin embargo, si entrenamos a tarde en la noche podemos interferir con conciliación del sueño. De modo que este podría considerarse otro motivo por el que entrenar por la mañana.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.