cheat meal

Por qué necesitas un “cheat meal” en tu dieta

Cuando quedas con amigos o sales a cenar con tu pareja, es un incordio tener que pensar en la cantidad de macronutrientes o de calorías que puedes permitirte. Pero, claro, ¿vas a renunciar a la vida social? Vivimos en un país en el que todo orbita alrededor de nuestra exquisita gastronomía y parece que la dieta exige una vida ermitaña.

Necesitas hacer trampa de vez en cuando

Pero por paradójico que resulte, lo cierto es que saltarse la dieta puede ser la clave del éxito que se te escapaba. ¿No estás cansad@ de privarte de la comida que más te gusta? Quizá empieces con la motivación por las nubes y el sacrificio no parezca tanto, pero a la larga cuesta… ¡y es normal! 

Te vamos a enseñar unos pequeños trucos para que la “comida trampa” te ayude a seguir adelante con la dieta, sin que te lleve a abandonarla. Porque probar el fruto prohibido en exceso, puede conseguir que te desvíes del camino.

Planifica la comida

Es importante que tengas en cuenta tu agenda semanal para que tu “cheat meal” coincida con un evento en particular. Lo normal es que durante la semana sea más fácil ceñirse a la dieta porque tienes una rutina ya consolidada. El fin de semana es cuando tienes más tiempo libre y eso significa salir a tomar algo o a comer con amigos.

Otro dato de interés es priorizar. Se te puede antojar repentinamente comerte un brownie en mitad de la noche pero, ¿estás seguro de que quieres gastar tu comida trampa así? Quizá sea mejor esperar a la barbacoa que tienes programada para el sábado. 

cookies dieta

¿Comida trampa o día trampa?

Este es un punto clave para evitar abandonos súbitos de la dieta. Queremos dejar muy claro que se trata de una comida trampa que ya puede ser cena, merienda, desayuno o almuerzo. No es un día entero. ¿Por qué? Porque un día entero, comiendo lo que quieras reinstala un hábito que habíamos olvidado y es difícil volver a ponerse serio. 

Asegúrate de que sea una sola comida trampa y haz que sea buena. Es decir, que incluya lo que más te apetezca comer esa semana – por el motivo que sea -. Esto te dará energía y motivación y tiene un impacto psicológico muy positivo para facilitar la adherencia. 

Di “no” a los procesados

Lo normal es que las comidas trampa sean cosas apetecibles como bollería, pizzas, hamburguesas y demás tesoros de la alimentación. Lo que ocurre con estos alimentos es que, según su proceso de elaboración, puede ser más o menos dañino para el cuerpo. En este sentido, no es lo mismo una pizza congelada que una pizza de elaboración casera. Igual que no es lo mismo un brownie pre-cocinado que un brownie hecho exclusivamente para ti en un restaurante. 

Que vayas a pecar no significa que tengas que meter la pata hasta el fondo. Si llevas tiempo con la dieta te habrás podido dar cuenta de que te sientes más enérgico y liviano cuando comes comida real. No dejes de cuidar ciertos hábitos aunque estés disfrutando de un dulce pecado. ¡Tu cerebro lo agradecerá!

Ya sabes que en Global Fit & Beauty somos expertos en nutrición y dietética, este consejo y muchos más en nuestro centro de bienestar de Pozuelo.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.