alimentacion oficina

Cómo cuidar la alimentación en la oficina

La vuelta a la rutina suele causar estragos. Es fácil acostumbrarse a estar tumbado en la piscina, comiendo y bebiendo lo que nos apetece y

sin seguir ningún horario. Hacer la transición a los madrugones, la dieta equilibrada y el ejercicio parece una misión imposible.

Hoy vamos a centrarnos en el aspecto de la nutrición. Por desgracia, nuestro organismo se adapta enseguida a dietas altas en ultraprocesados (lo más común en verano). Cuando dejamos de consumir estos productos, el cuerpo nos lo exige y caemos en un círculo vicioso. Los excesos del verano bien pueden crear un patrón de malos hábitos de alimentación.

Para evitar esto, vamos a daros unos consejos para que controléis la alimentación, sobre todo en vuestros lugares de trabajo.

Preparar con antelación la comida de toda la semana

Elige un día donde tengas mucha disponibilidad para preparar los tuppers de toda la semana. Te llevará tiempo pero esos son horas y tentaciones que te ahorras para el futuro.  Saber de antemano qué comida corresponde para qué día te evitará gastar en comer fuera (con todo lo que ello implica).

Programar horarios para las comidas

Cada uno conoce su cuerpo y su tolerancia al hambre. Hay personas que no pueden comer recién levantados y se esperan hasta las 11:00 y personas que con un desayuno potente aguantan hasta la hora de comer. Para cada caso, organízate las comidas siguiendo un horario para evitar la sensación de hambre – que como sabemos es mal consejero –.

Si haces 5 comidas al día, lleva snacks para la media mañana y la merienda. Si con 3 comidas al día te basta, lleva sólo la comida. Pero establece un horario. No hay una fórmula de éxito universal, cada uno tendrá su ritmo. Aprende el ritmo de tu organismo y adáptate a él.

No te bebas tus calorías

Uno de los grandes escondidos a la hora de sumar calorías a la ingesta total diaria son las bebidas. Los refrescos, las “bebidas para deportistas”, los frapuccinos… son altamente calóricos y producen un pico que desciende rápidamente y se convierte en hambre (lo que nos devuelve al círculo vicioso).

Cambia ese tipo de bebidas por agua, bebidas vegetales o cafés y tés solos. Lo que al principio parece imposible, con tiempo se vuelve algo normal.

nutricion oficina

Cambia los “snacks” comerciales por comida real

Las barritas de cereales y los productos “digestivos” que parecen inofensivos son procesados disfrazados. Tienen el mismo efecto que la bollería industrial y no sólo no producen saciedad sino que más bien al contrario: te dan más hambre.

Cambia el bollo por una pieza de fruta o frutos secos. Productos naturales que aportan mucha energía y su digestión, al ser más duradera, alarga la saciedad para evitar los antojos repentinos de procesados.

Ayuda profesional

Cómo ya sabes, en Global Fit & Beauty disponemos de profesionales que harán más fácil cuidar tu alimentación y que cumplas los objetivos que te propongas.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.